Podéis leer buenas narraciones en la Biblioteca de Relatos.

17 de abril de 2018

PRESENTACIÓN DE "EL ÁRBOL DE SEFARAD" EN ENCLAVE DE LIBROS.


El árbol de Sefarad. Lola Robles. Editorial Cerbero. 2018. 5€.


Miércoles 25 de abril a las 19:00 horas
Librería Enclave de Libros
Calle Relatores 16. Madrid
Metro Tirso de Molina
Presentarán Abril Gómez de Enterría y María Luisa Hernández García

Una novela de ciencia ficción social, cuya acción se sitúa en un futuro próximo. Un líder carismático, Kafati-Jechiel, se presenta a las elecciones en Palestina e Israel para convertirse en Primer Ministro de ambos estados y unirlos en uno solo. Si lo consigue, pretende viajar a España, a uno de los múltiples Enclaves Libres pacifistas que se han ido creando en este país como en el resto del mundo. Pero una grave amenaza se cierne tanto sobre el político y sus deseos de paz como sobre las habitantes del Enclave, que mientras tanto continúan inmersas en sus relaciones y conflictos personales y de grupo

25 de marzo de 2018

CATALUÑA Y LA IZQUIERDA ESPAÑOLA


Si los políticos independentistas catalanes han sido unos farsantes, ridículos, estúpidos, mentirosos, manipuladores, y además, por ser nacionalistas (aunque nacionalismo e independentismo no sea lo mismo, pero qué más da)  de derechas, tal como ha planteado el gobierno del PP, Ciudadanos e incluso el PSC y PSOE, ¿por qué este ensañamiento, por qué meterlos en la cárcel por delitos tan graves como el de rebelión? Es contradictorio. ¿Acaso el gobierno del PP quiere dar una lección a todo el país? ¿Una lección de sumisión?

Pero la izquierda española calla, está muy tranquila. Calla porque se considera internacionalista y alardea de ello (España no es nacionalista, ya se sabe, solo son nacionalistas los otros), calla porque se cree demócrata, calla porque sueña una utopía de cambio social y lo de Cataluña no al parecer es otra cosa, calla porque piensa que los catalanes han sido manipulados, no como nosotros, que somos más listos, que sabemos más que nadie aún sin haber estado en Cataluña y hablado con gente de allí sobre lo que ha pasado y está pasando. Calla. Pasa olímpicamente. A lo mejor en el fondo piensa: se lo merecen. Pensamiento idéntico al de gran parte de la derecha. Se lo merecen, porque no se han aliado con nosotros, la izquierda que sueña cambios y calla y hace más bien poco, así que: qué se jodan, es su problema, aunque la represión sea brutal.

Hay demasiada gente, también en la izquierda, que al parecer quería que los políticos independentistas se hubieran entregado en masa a la justicia para ir a la cárcel, o se hubieran inmolado. Ellos son cobardes, nosotros no, nosotros no hubiéramos huido, seguro.

Ni siquiera nos damos cuenta de que esto que está pasando es lo que a nosotros nos ocurriría si intentáramos un cambio social auténtico.

Dormid tranquilos y tranquilas. Durmiendo se está bien.

Además, así no tenéis que aprender idiomas, que es una cosa terrible, tener que aprender el catalán porque si no a lo mejor te hablan y no lo entiendes. Esa represión de obligarte aprender un idioma es inadmisible, ¿verdad? Así que es lógico que los metan en la cárcel.
Penas de hasta 30 años. Pero es su problema, por haber pretendido una independencia de manera pacífica.

Sí, claro que los independentistas no lo han hecho todo bien, se han saltado leyes, normas y Constitución, todo eso que de pronto a una parte de la izquierda le parece sagrado. Es verdad que una parte de la población catalana no quería la independencia e incluso tenía miedo de lo que pudiera suceder, yo lo entiendo, es legítimo, pero esta represión del Estado y del gobierno central, de la judicatura (que no es independiente, no lo es), la violencia, ridiculización constante y manipulación de los medios de comunicación sobre quienes considera más débiles, porque con los fuertes no se atreve, es inadmisible. ¿Cómo podéis aceptarla, admitirla, callar? ¿Es solo por qué no os pasa a vosotros?

Nada se soluciona machando y humillando a una parte de un pueblo, apaleando, con cárcel, sin diálogo y negociación, que desde el gobierno central nunca se ha pretendido.


Pero dormid tranquilos, echad toda la culpa a los políticos independentistas, pasad del tema, regocijaos con cada nueva detención o ingreso en la cárcel. Qué vergüenza siento desde que todo esto empezó.

14 de enero de 2018

Algunas aclaraciones sobre "El árbol de Sefarad"

En 2005 viajé a Israel y Palestina, a un Encuentro de la Red Internacional de Mujeres de Negro contra la guerra, que se celebraba en Jerusalén. Esta Red, a la cual he pertenecido desde entonces, es un movimiento de mujeres feministas, pacifistas, antimilitaristas y que promueven la noviolencia y la educación por la paz para la resolución de conflictos. Precisamente, el primer grupo se creó en Israel en 1988, cuando mujeres judías salieron a calles y plazas para denunciar la política de su propio gobierno contra los palestinos, la ocupación de los territorios de estos y la  violación de los Derechos Humanos que se realizaba por parte del Estado de Israel. Después fueron surgiendo otros grupos. En 1991, las Mujeres de Negro contra la guerra de Belgrado, que también salían a la calle para protestar contra las actuaciones bélicas de su propio gobierno en la guerra de los Balcanes. Más tarde, se han ido extendiendo a países de todos los continentes: Italia, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Holanda, Bélgica, Colombia, Uruguay, Estados Unidos, India…, solo por mencionar algunos. Además, Mujeres de Negro se relacionan con otros colectivos de mujeres pacifistas rusas, kurdas, afganas, iraquíes... En los lugares donde hay conflictos armados, estos grupos actúan muchas veces denunciando la política de sus propios gobiernos y tratando de establecer vínculos con las mujeres y la población civil del país al que se gobierno se enfrenta. En los lugares sin conflictos, apoyan a los anteriores y dejan que sean estos los que expresen sus necesidades, sin ningún tipo de intervención exterior.

El viaje al Encuentro de Jerusalén fue muy enriquecedor para mí. Deseaba conocer aquella tierra y saber más de un conflicto tan largo y complejo, del mismo modo que he sentido siempre mucho interés por la historia del pueblo judío. Aproveché la ocasión para documentarme leyendo, conversando y escuchando. Para quien quiera saber sobre el origen y desarrollo del conflicto palestino-israelí, recomiendo que lea todo lo posible. Hay una enorme bibliografía al respecto. Como en cualquier  situación semejante, cada una de las partes pone toda la responsabilidad de la situación en el bando contrario, justificando su propio comportamiento y violencia. Los aliados de ambas partes suelen actuar de la misma manera.

En el Encuentro conocí a una mujer judía, nacida en Argentina pero que se había criado en Chile, con una discapacidad visual muy semejante a la mía, de origen ruso (su familia había tenido que huir de los pogromos hacia Sudamérica) y que se había visto obligada a escapar de Chile durante la dictadura, por lo que  terminó viviendo en Israel. Era una pacifista convencida de que podía encontrarse una solución noviolenta al conflicto. En una ocasión dijo: «Yo creo que, dentro de quinientos años, nuestros dos pueblos serán uno».

Fue esa frase lo que con el tiempo hizo madurar en mí el proyecto de esta novela corta, El árbol de Sefarad, publicada este año de 2018 por la Editorial Cerbero. Solo he adelantado el plazo que ella puso. No planteo con ello que pueda ser posible tan pronto. También quiero dejar muy claro que mi postura no es en absoluto «equidistante» respecto de israelíes y palestinos. La superioridad militar, económica y a casi todos los niveles del Estado de Israel, su violación de los derechos humanos, la ocupación de los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania, territorios ya diezmados después de las muchas guerras, me parecen inadmisibles. La solución de los dos Estados resulta  inevitable si se produce, como debería, a corto o medio plazo. Ahora bien, desde la noviolencia comparto la idea de que la solución no vendrá nunca con acciones de agresión de ningún tipo por ninguna de las dos partes, por mucho que las podamos entender mejor o peor.


Sin embargo, quería formular una «utopía simbólica»: la posibilidad de que el futuro los dos pueblos se unieran en uno solo, en igualdad, libertad y con todas las garantías. 

5 de diciembre de 2017

Penélope en Marte: autoras de ciencia ficción y el Planeta Rojo.



Taller de lectura y debate de textos
por Lola Robles
Fundación Telefónica. Madrid.

Jueves 11, 18 y 25 de enero de 17,30 a 19,30 horas

Soñando Marte
Marte ha sido uno de los mundos más visitados por la ciencia ficción. En el imaginario prospectivo, el Planeta Rojo, tan relativamente cercano, era un enigma y un objeto fascinante. Los «marcianos» llegaron a ser sinónimo de extraterrestres, alienígenas y, por tanto, lo extraño y diferente, lo otro. Criaturas verdes con antenas, monstruosas, a veces infantiles, invadieron la Tierra o fuimos sus invasores. A pesar de saber desde hace mucho que se trataba de un planeta deshabitado, los autores no dejaron de fantasear sobre él. Con frecuencia, era una ciencia ficción muy cercana a la fantasía y al cómic, de acción y aventuras. Sin embargo, también se han escrito obras sobre la posibilidad auténtica de visitar, colonizar y terraformar Marte. Tenemos así pues un corpus muy amplio y variado.
Aunque muchos escritores se han sentido tentados por este planeta, sorprende de nuevo que el número de autoras que lo eligieran como espacio ficcional haya sido una minoría.
Pero las hay. Mientras Ulises se lanzaba a su odisea más allá de nuestro mundo, Penélope  también tejía sus sueños marcianos. En este taller leeremos algunos de sus textos, de la mano de autoras anglosajonas y españolas de distintas épocas.

Metodología
La primera sesión consistirá en una introducción al género de la ciencia ficción y lo prospectivo, y sus diferencias con otros tipos de literatura no realista. Asimismo nos preguntaremos por qué esa escasa presencia de escritoras y por qué  en todo caso no ha sido suficientemente conocida ni reconocida. Al tiempo repasaremos cómo la ciencia ficción ha escrito sobre Marte.

En las dos sesiones siguientes leeremos y debatiremos sobre narraciones cortas entregadas previamente. Serán varios relatos sobre todo de autoras y algunos autores, con el fin de observar las distintas miradas sobre «los marcianos».

Público al que va destinado
Para personas mayores de 18 años, sean aficionadas o no al género de la ciencia ficción. Taller adaptado para personas con  discapacidad visual.

Lecturas recomendadas
-“Los cachorros humanos de Marte” (1936), de Leslie Frances Stone (Philadelphia, Pennsylvania, USA; 1905-1991). Incluido en La edad de oro de la ciencia ficción II, selección de Isaac Asimov, Barcelona, Martínez Roca, 1977. Relato traducido por Horacio González Trejo.
-“Una odisea marciana” (1934), de Stanley G, Weinbaum (Louisville, Kentucky, USA; 1902-1935). Relato incluido en el libro digital Punto de vista, Madrid, Asociación Alfa Eridiani, 2013, (Ebooks Alfa Eridiani nº 8).
-“La exiliada de Marte” (1957), de Evelyn E. Smith (New York, USA; 1922-2000). Incluido en Nueva Dimensión nº 137 (sept. 1981).
-“La sacerdotisa escarlata de la Luna loca” (1964), de Leigh Brackett (Los Ángeles, California, USA; 1915-1978). Incluido en Ciencia ficción. Selección 9. Barcelona, Bruguera, 1974.
-“La crisálida” (1981), de Blanca Mart (Santa Coloma de Gramenet, Barcelona, 1945). Relato incluido en diversas antologías y revistas, la más reciente: Cuentos del Archivo Hurus. Selección XIII. Palabaristas, edición digital, 2017. Selección y prólogo de Lola Robles.
 -“Hambre” (2015), de Cristina Jurado (Madrid, 1972). Relato publicado por primera vez en la revista SuperSonic nº1 (mayo 2015).

-“Números rojos, planeta rojo” (2015), de Ricardo Montesinos (Barcelona, 1977). Publicado en la revista SuperSonic nº1 (mayo 2015).
-“Nuestro mundo muerto” (2017), de Liliana Colanzi (Santa Cruz, Bolivia, 1981). Incluido en el libro Nuestro mundo muerto, Buenos Aires, Eterna Cadencia Editora, 2017.